Lola

con No hay comentarios

Quien es LOLA?

Una perrita brutalmente maltratada que el zoosanitarios del Ayuntamiento de Sevilla nos ha cedido para su tratamiento.

Fue incautada por la policía municipal de Sevilla a su anterior propietario a raíz de la necesaria denuncia por maltrato el pasado día 14 de abril y adoptada por Toby te Ayuda el día 16 del mismo mes.

¿Qué hemos hecho con Lola hasta hoy?

Lola la recogimos del zoo sanitario de Sevilla con más de 250 garrapatas de toda clase y tamaño. Literalmente comida de bichos. Después de profundas curas y una completa atención veterinaria le dimos todo lo necesario para sentirse al seguro.

Ha sido profundamente desparasitada, desinfectada, vacunada, alimentada y revisada por los veterinarios oficiales de Toby te Ayuda (Vitalcan Centro Veterinario Urgencias 24 Horas).

Y la primera cosa que hicimos fue meterla en casa en familia, con nuestros perros de asistencia y terapia y nuestros hijos, que la tratan con toda la dulzura y complicidad necesaria para un caso tan delicado.

Los primeros 20 días los pasó escondida y aterrorizada y poco a poco conseguimos que se fiara de nosotros. Hemos acometido cada paso y propuesta con la mayor de las delicadezas y sensibilidades posibles, y solo gracias nuestros maravillosos perros del equipo de Toby pudimos darle al principio la serenidad necesaria.

Hemos tratado de construir un espacio de tranquilidad y seguridad para ella, un bienestar, una rutina clara de descanso, alimentación y paseos sin absolutamente ninguna exigencia más allá de las necesarias para su seguridad.

Hemos trabajado según protocolo, ayudados de trabajos de olfato, estimulación, juego, vínculo emocional, mucho amor y cariño de parte de otros humanos, perros y niños, dulces y encantadores con ella.

Ahora Lola disfruta de los paseos, suelta y atada con nosotros, es muy obediente, dulce y cariñosa y en casa o en el parque es realmente feliz. Siempre y cuando uno (todos) se mueva (n) con extremado sigilo y no se la someta a una reacción brusca o sonido fuerte

En la calle tiene problemas, hasta cierto punto lógicos, de desconfianza y miedo, que de manera progresiva va afrontando y superando.

Y hasta aquí, todo procede como con cualquier otro perro maltratado que hemos cuidado y ayudado a recuperarse que son ya varios. (Thor, Scooby, Neta, Nasco, Lua)

Su problema, desde nuestra experiencia y tras compartir nuestro caso con distintos especialistas, es qué evidentemente presenta un cuadro de afección de su salud mental, como consecuencia de su traumática experiencia, que va más allá del autentico miedo o pavor que, aunque siempre menos, le provoca la mera experiencia vital.

El pronóstico es que Lola seguramente se recuperará si no casi del todo, si bastante. Pero por desgracia, los tiempos que va a necesitar, si normalmente en estos casos son bastante largos, en el suyo van a ser especialmente largos.

Hemos intentado su incorporación a dos familias de acogida, con experiencia y mucha, mucha delicadeza y no ha podido ser. Por qué Lola necesita un tratamiento profesional e integral las 24 horas del día, y hay que tener mucho, pero mucho cuidado en cómo se hacen las cosas.

Por ejemplo, hace poco, se cayo al lado suyo una sencilla silla de bar de plástico, y Lola retrocedió como 15 días.

Poco a poco se está acostumbrando a la gente, ya no le da miedo todo peatón que se aproxima, la moto, el autobús, la señora que camina, pero si alguien sube una persiana o mueve una pluma de manera imprevista, se derrumba.

Es mucho más receptiva a todos los estímulos auditivos que visuales y las ayudas como calming cup o DAP no han funcionado todo lo bien que cabría esperar. Hemos valorado, después de descartar flouxetina, (favorece la inhibición en la retirada de la serotonina en los receptores neuronales) la administración de triptofano natural en un preparado de herboristería, pero es algo, que bajo consejo de nuestros psiquiatras (humanos) y etólogos hemos decidido esperar todavía uno poco más de tiempo. Por la posología en el tiempo, no inferior a tres meses y la elevada dosificación necesaria respecto a su peso para que inciden de manera notable en la sinapsis neuronal y la fijación de dopamina.

Su conducta higiénica es buena y bastante regular, pero de repente se le cruzan los cables, y decide que no hace nada durante dos días. Y así otros cuantos elementos que nos indican que hay algo mucho más grave debajo de lo previsto.

Aunque aparentemente Lola es una perra encantadora, dulce y obediente.

Nuestro objetivo sería facilitarle la mayor estabilidad emocional posible, para ayudarla a ser más feliz y permitir su adopción responsable por alguien que le pueda dedicar la atención y el tiempo necesario.

Qué le pasa a LOLA?

 

Lola sufre de auténtico terror generalizado, a todo y a todos. Pero éste miedo extremo se puede trabajar más facilmente a través de una correcta habituación progresiva que facilite confianza. Y que ya está dando buenos resultados generales. Tanto con perros como con personas

El problema de verdad, son las graves graves secuelas de salud mental. Para que podáis entender facilmente podría ser comparable en las personas, a las crisis de pánico o ansiedad extrema.

Una patología que se caracteriza por una aparente normalidad y que de manera imprevista, ante un estímulo por identificar, genera graves crisis que impiden al enfermo cualquier control.

Es decir, cuando aparentemente todo esta bajo control, una misma situación que en general no produce ningún problema, de repente, y sin ningún elemento nuevo o diferente, la imposibilita incluso para hacer sus necesidades. De golpe, con todo absolutamente bajo control, en una situación casi de blindaje, se le “cruzan los cables” y apaga y vámonos.

Evidentemente, la mejoría generalizada tanto de sus condiciones vitales, como ambientales y emocionales, deberían favorecer y ya está permitiendo una recuperación progresiva. Pero el autentico alcance de las secuelas y el tiempo necesario para una mejor comprensión diagnóstica y recuperación real es la gran incognita.

Por eso solicitamos vuestra ayuda, para poder financiar su estancia y tratamiento a largo plazo en una estructura de atención adecuada y con la intervención profesional necesaria.

Algo que nosotros ya hemos financiado hasta aquí, durante 90 días, y que tiene un coste diario de aproximadamente, entre mantenimiento y tratamiento de unos 15 € diarios. Una cifra que esta entidad, de escasos recursos y qué ya financia integramente varios programas sociales de ayuda a las personas en situación de vulnerabilidad, no va a poder sostener por mucho tiempo.

Muchas gracias anticipadas por vuestra necesaria colaboración.